Contacto

Colores

Los colorantes alimentarios se encuentran en muchos de los alimentos y bebidas que tomamos cada día. Aunque no seamos conscientes de ello, los colorantes y aditivos alimentarios son los responsables de mantener el aspecto y el sabor que esperamos de nuestras comidas. Sin ellos, muchos de los alimentos que encontramos cada día no tendrían el vivo color al que estamos acostumbrados. De hecho, muchos de ellos tendrían un aspecto totalmente distinto y no serían tan apetitosos.

Colorante alimentario natural

El colorante alimentario natural es el responsable de que el aspecto de nuestras comidas coincida con nuestras expectativas. Comer es una experiencia sensorial completa, por lo que tendemos a evitar alimentos cuyo color no refleje el sabor o la frescura que esperamos.

En respuesta a la tendencia a prescindir de los alimentos e ingredientes procesados, el colorante alimentario natural se está haciendo cada vez más popular. Algunos de los colores naturales que usamos actualmente son los mismos que venimos utilizando desde hace siglos, por ejemplo:

  • Carotenoides

    Los carotenoides, utilizados principalmente por sus colores naranja, rojo y amarillo, funcionan en el organismo como antioxidantes. Reducen los radicales libres, contribuyen a mantener sanos los ojos y la piel, y disminuyen el riesgo de desarrollar cáncer y otras enfermedades. Uno de los más conocidos es el betacaroteno, que se encuentra en la batata y la calabaza; suele añadirse a productos lácteos tales como la margarina y el queso porque es soluble en grasa.

  • Clorofila

    Se encuentra en todas las plantas verdes y en las algas, y es esencial en los procesos de fotosíntesis. El oxígeno de nuestra atmósfera se lo debemos a la clorofila. También proporciona el color deseado a los alimentos con sabor a menta y lima, como los helados y los dulces.

  • Antocianina

    Las antocianinas son los compuestos orgánicos responsables del intenso color de los arándanos azules, los arándanos rojos y las uvas negras. Es una opción muy utilizada como colorante alimentario natural porque, a diferencia de otros colorantes naturales, su solubilidad en agua lo hace adecuado para una gran variedad de productos. Los productos a base de agua, como los refrescos, la gelatina e incluso los aperitivos de maíz azul, obtienen su color de las antocianinas.

  • Cúrcuma

    El colorante proviene de la raíz de la planta, muy abundante en el Sudeste Asiático y en la India; de ahí su asociación con algunos de los alimentos más populares de la zona. No solo es apreciado por su extraordinario sabor, sino también por la viveza de su color amarillo.

Cómo se colorean los alimentos

¿Qué define un buen color alimentario? Todo tiene que ver con la buena interacción del colorante con el producto. Así es como funciona:

El colorante alimentario debe disolverse uniformemente. Dependiendo del producto, esto puede significar un colorante alimentario que se disuelva bien en productos lácteos o en agua. En cualquier caso, el color debe reaccionar con su soluto para descomponerse en moléculas individuales —igual que cuando se disuelve sal o azúcar en un vaso de agua— que se mezclan totalmente para formar una solución homogénea.

Otra característica de un colorante alimentario de buena calidad es su capacidad para conservar su color al disolverse. A diferencia de otras sustancias, como la sal o el azúcar, conserva su color en la solución porque sus moléculas requieren menos energía para emitirlo. El colorante alimentario absorbe la luz de baja energía para producir colores visibles que vemos a simple vista.

Contáctenos

Si desea más información sobre los colorantes alimentarios que podemos ofrecerle, póngase en contacto con nuestros expertos en alimentación. Esperamos poder trabajar con usted en el color de su producto.

  1. 1
  2. 2

¡Muchas gracias!

Responderemos a su pregunta a la mayor brevedad posible.

Back to our website

newsletter.model.headline

newsletter.modeal.text