Contacto

Humectantes

Para reducir el volumen de residuos y abaratar los costes, los productos alimentarios deben permanecer frescos durante el mayor tiempo posible. Los productos que cambian rápidamente de aspecto, textura y consistencia pronto quedan relegados, porque a los clientes no les gusta comer alimentos que se han quedado secos. En algunos casos, las empresas deben añadir ingredientes para mantener la humedad de los productos y permitir su correcto almacenamiento y consumo.

Afortunadamente, los aditivos humectantes son una solución que ayuda a mantener el aspecto visualmente atractivo de los alimentos. Añadir humectantes a los alimentos y a las bebidas mantiene fresca su mercancía, atrayendo el agua y satisfaciendo las papilas gustativas.

Diferentes tipos de humectantes

Los humectantes son aditivos higroscópicos que mantienen la humedad de los productos. Estas sustancias se utilizan en diversas industrias de alimentación y nutrición, ya que controlan las alteraciones que sufren los productos como consecuencia de los cambios ambientales. Los humectantes pueden atraer y retener la humedad absorbiendo el vapor de agua de la superficie de un producto.

Algunos alimentos tienen una capacidad natural para atraer la humedad. Los profesionales de la cocina incluyen los siguientes productos en las recetas para ampliar su periodo de conservación:

  • Miel: Los humectantes son muy eficaces en dulces y postres. La miel retiene el agua sin alterar la textura de los productos horneados.
  • Azúcar: El azúcar es un humectante natural muy adecuado para productos alimentarios sólidos y húmedos. Grandes cantidades de azúcar pueden combinarse con la humedad para evitar el deterioro prematuro.
  • Sal: La sal se parece al azúcar en el hecho de que es uno de los humectantes más antiguos que se conocen; utilizada en grandes cantidades, evita que los productos se estropeen. Los profesionales de la alimentación utilizan la sal para conservar los productos y potenciar su sabor.

Los humectantes más comunes en la industria alimentaria son los polioles. Se trata de una familia de compuestos humectantes sumamente eficaces, incoloros, inodoros y de sabor dulce. Utilizados habitualmente en muchas aplicaciones, estos ingredientes actúan como agentes de relleno y espesantes y como sustitutos del azúcar en los productos alimenticios.

Los polioles más utilizados son sorbitol, eritritol, maltitol, xilitol, glicerol y monopropilenglicol (MPG), dependiendo de la aplicación final y de la normativa alimentaria de cada país; se usan en diversas aplicaciones, como panadería, pastelería, productos lácteos y muchas otros.

Función de los humectantes en los productos alimentarios

El objetivo de incluir humectantes en los productos originales es controlar la actividad del agua en los alimentos. Al atraer la humedad del aire, los humectantes impiden que los alimentos se sequen, cristalicen y se rompan. Esto contribuye a que el alimento conserve su forma y su textura. Frase alternativa: Aunque los humectantes atraen la humedad, en la mayoría de los casos su uso en dosis normales no es suficiente para evitar el deterioro microbiológico del producto.

Contáctenos

Los expertos en alimentación de nuestros Centros de aplicaciones y desarrollo de alimentos pueden ayudarle a ampliar el periodo de conservación de su producto identificando el humectante más adecuado. Póngase en contacto con nosotros y descubra nuevas posibilidades del uso de humectantes en su producto.

  1. 1
  2. 2
  1. 1
  2. 2

¡Muchas gracias!

Responderemos a su pregunta a la mayor brevedad posible.

Back to our website

newsletter.model.headline

newsletter.modeal.text